Femicidio #56: el problema, va más allá

¿Qué relaciones hay entre el despido de un equipo de educadoras sociales de una casa de acogida de Valparaíso, y el femicidio número 56 del año 2015, ocurrido en Pudahuel -Santiago- el pasado 21 de diciembre? Como Kolectivo Poroto observamos muchas, dolorosamente posibles.

femicidio

A nuestro juicio, la violencia machista tiene como cómplice al Estado, al precarizar la intervención social, empobreciendo a los equipos profesionales que trabajan para prevenir, reparar y construir alternativas al patriarcado en nuestra sociedad. Las instituciones colaboradoras del SERNAM, refuerzan lógicas de externalización de servicios, situación que en la práctica, imposibilita desarrollar acciones sistemáticas para hacerle frente a este problema social.

Como organización social que hace diez años trabaja desde la militancia en temas de género, masculinidades y política, solidarizamos con las compañeras de Valparaíso que fueron despedidas por desarrollar una práctica profesional comprometida y situada políticamente. También nos sumamos al luto, la rabia y el dolor por un nuevo femicidio, el número 56 del año, situación que nos muestra la incapacidad de las políticas públicas para hacer frente a la violencia que asesina mujeres en el Chile contemporáneo. Nuestro silencio nos hace cómplices.

Urge hacernos cargo, problematizar las construcciones de masculinidades patriarcales que posibilitan la violencia machista como una posibilidad para los varones en nuestra sociedad, además de la justas demandas labores por condiciones dignas para quienes trabajamos en lo social.

(A la fecha de publicación de este artículo, los femicidios perpetrados durante el 2015 suman #57)

KOLECTIVO POROTO

Fuentes:

https://www.facebook.com/coordinacioninterregionaltrabajadoresdelareasocial/posts/845094065607134fref=nf&pnref=story 

¿FELIZ NAVIDAD? SERNAM DESPIDE A TODO EL EQUIPO DE EDUCADORAS SOCIALES DE CASA DE ACOGIDA VALPARAISO.
Nos da aviso ayer jueves 17 de diciembre. ¿Por qué nos despiden? Por contestatarias antisistemicas y feministas. Porque no aceptamos el modelo patriarcal carcelario que impone SERNAM, porque evidenciamos y denunciamos la precariedad de nuestra condición laboral, porque no tenemos pelos en la lengua en decir que este dispositivo asistencialista no es la solución para terminar con la violencia hacia la mujer. En la Dirección Regional de SERNAM Paola Leiva, Carolina Hernandez, Waleska Castillo son mujeres que perpetuán desde sus puestos de poder la violencia hacia cada una de mujeres que trabaja y vive en casa de acogida.

¡¡PRECARIAS NOS QUIEREN, REBELDES NOS TENDRÁN!!

http://www.publimetro.cl/nota/cronica/femicidio-en-pudahuel-papa-de-dj-black-le-disparo-a-su-mujer-y-se-suicido/xIQolu!srSpy9p5B5cnY/ 

Violencia machista, masculinidades y cotidianidad*

La violencia contra las mujeres se da en un contexto cargado de incentivos y refuerzos que entregan al agresor la idea, más o menos consciente, de que puede ejercer tales comportamientos, y que ellos son parte de lo que se acepta en el orden y tipo de relaciones que conoce.

Migue

Miguel Ángel González Campos, Militante Kolectivo Poroto.

La violencia contra las mujeres es la expresión más concreta y repudiable de las conductas machistas que tienen lugar en una sociedad patriarcal como la nuestra. Cualquiera sea la forma en que esta se ejerza -física, sexual, económica, psicológica, institucional, material o simbólica- tiene como resultado un innegable daño en las sujetas que ven menoscabadas su dignidad.

Ejemplos hay muchos. El acoso sexual callejero (“piropo”) -cuya manifestación permite ver que hay quienes pueden opinar sobre el cuerpo y apariencia física de otras-; la forma y fondo en el uso del espacio público, las inequidades en el goce y ejercicio de derechos, la escasa autonomía y decisión de las mujeres sobre sus cuerpos (penalización del aborto o falencias en materia de derechos sexuales y reproductivos); la objetización que del cuerpo femenino hacen la publicidad, los medios de comunicación, las instituciones y el discurso social (humor machista), además de la subordinación cotidiana en el hogar, el trabajo u otros espacios… todo lo cual tiene como máxima expresión, el femicidio.

La violencia contra las mujeres se da en un contexto cargado de incentivos y refuerzos que entregan al agresor la idea, más o menos consciente, de que puede ejercer tales comportamientos, y que ellos son parte de lo que se acepta en el orden y tipo de relaciones que conoce. Se trata, por lo tanto, de un sujeto que percibe como legítimos tales comportamientos, lo que dista de que sean producto de una patología o condición médica, o como señala la acertada expresión del movimiento de mujeres y feminista: un agresor no es un enfermo, sino un hijo sano del patriarcado, lo que se confirma si pensamos que no todo sujeto que presenta una condición de salud mental es, necesariamente, un agresor de mujeres.

La referencia anterior al contexto, en ningún caso justifica tales atropellos, pero permite contar con mayores elementos de análisis a la hora de trabajar hacia la construcción de alternativas al patriarcado, el machismo y la violencia de género, desde el cuestionamiento y la deconstrucción del tipo de masculinidad/es que subyacen a este modo de vivir, en tanto ejercicio de un rol.

Con el objetivo político de erradicar el patriarcado y combatir las instancias y modos que lo reproducen, y a partir de reconocernos como sujetos de privilegio en el modelo patriarcal imperante, el Kolectivo Poroto, hombres por otros vínculos trabaja activamente desde el cuestionamiento personal y colectivo de esta ubicación privilegiada, para transformarla con base en la experiencia, la vivencia y las acciones que permitan el cambio en los hombres consigo mismos, con otros varones, con las mujeres y con el entorno.

La experiencia del Kolectivo Poroto se asienta en diversas acciones de incidencia social y política, en que la principal herramienta ha sido la homosocialización, que busca generar espacios de reflexión y transformación colectiva entre hombres, en el entendido que el patriarcado como modelo, y el machismo como su expresión, niega posibilidades en que los sujetos varones podamos conocernos, observar nuestras vivencias y actuar desde ellas. Las actividades propias del kolectivo, como el ciclo de talleres “Palabra de hombre”, cursos talleres, la reflexión y el diálogo con otras instancias articuladas, espacios de formación, entre otros, nos han permitido cuestionar el ejercicio de nuestro rol masculino, para intentar hacerlo diferente, igualitario, liberador y constructivo de alternativas a las formas de relacionamiento.

La/s masculinidad/es no es más ni menos que un rol más dentro de los que se ejercen en la coexistencia entre sujetos sociales. La diferencia radica en que éste atraviesa de modo transversal el ejercicio de la gran gama de otros roles que diariamente llevamos a cabo: hijos, trabajadores, estudiantes, padres, hermanos, parejas o actores políticos. Los segundos serán objeto de transformación, sólo en la medida que el primero de ellos sea visibilizado como elemento de privilegio, cuestionado a partir de ello, y modificado mediante la acción cotidiana. Vale decir, el hijo, hermano, pareja, padre o sujeto social sólo incidirá sobre sí mismo y el entorno, en la medida que visibilice su estado de privilegio y transforme el ejercicio cotidiano de la masculinidad que conoce y valida.

Este accionar hacia la transformación de la masculinidad hegemónica, machista, patriarcal y heteronormada, no acaba con la participación en una organización o con no ser agresor, concretamente. Tiene que ver con la decisión política de cambio del sujeto social, desde y por sí mismo, para proyectar este trabajo en la erradicación de formas más arraigadas que dan pie a la cultura patriarcal. Implica un respeto integral a las mujeres (y hombres), y a la lucha y trabajo que han dado históricamente desde el movimiento feminista, cuidando ser un aporte real a sus demandas y autonomía.

El pasado 25 de noviembre se conmemoró un nuevo Día internacional de la no violencia contra las mujeres -fecha que recuerda la muerte de las hermanas Mirabal, asesinadas como opositoras a la dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana- y adoptada como el momento en que el movimiento feminista y de mujeres levanta su voz fuerte para demandar el fin a las múltiples formas de violencia que les afectan. Como organización estuvimos presentes en la ocasión, alentando la convicción política, colectiva y personal, de los necesarios cambios que deben darse para avanzar en la plena erradicación de las diversas formas de violencia que aún viven las mujeres.

La apuesta y la convicción del Kolectivo Poroto, es que en ese camino podemos colaborar y ser partícipes a partir de reconocer y visualizar los privilegios que nos otorga el patriarcado, con la decisión de transformar nuestras prácticas y conductas cotidianas, como paso preliminar para el cambio social. A ello abocamos nuestros esfuerzos y articulación política independiente, desde el territorio, para el avance hacia una comunidad de sujetos/as cuyas relaciones sean respetuosas, igualitarias, liberadoras y autónomas, basadas en el cambio permanente de las conciencias y los modos de relacionamiento, como herramienta movilizadora de cambios mayores.

(*) Este articulo fue publicado originalmente por: Observatorio Genero y Equidad